Descargar juegos para pc

No podía dormir, me daba cuenta que esta vez no había sido como las otras en las que había visto follar a mis padres. Estaban enfadados, discutiendo, insultándose, y sin embargo, tenía la impresión que había visto el deseo reflejado en sus ojos. ¡Qué extraños son los adultos! pensé, pero yo misma me había sentido excitada al presenciar esa escena. Sentía en mi coño mojado un extraño palpitar, unas ganas enormes de tocarme ese punto escondido que me hacía temblar las piernas cuando, como si hubiera sido atravesada por un rayo, algo se expandía por todo mi Descargar juegos para pc.

Recordaba la primera vez que lo había hecho y cómo me asusté. Pensé que Dios me había castigado por eso y que moriría sin remedio, tanto era el miedo al pecado que nos inculcaban en la iglesia. Juré y juré que nunca más volvería hacerlo. Prometí, mirando al cielo que si Él se olvidaba de lo que había hecho, sería la mejor niña del mundo, haría cualquier sacrificio, me metería a monja si era preciso. Pasaron unos días y me di cuenta que nada ocurría, si eso era un pecado mortal como decía el señor cura, allá arriba no se habían enterado, y volví a hacerlo. Y luego pensé que si me hacía sentir tan bien, si aquello me proporcionaba ese enorme y extraño placer, no podía ser tan malo.

Descargar juegos para pc (8)

http://www.bajalodemega.com/

Unos años más tarde, con mi mejor amiga María Rosa, descubrí el placer de la caricia de otras manos… ¡cómo quise a esa niña!.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s